• Dra. Gema Díaz Blancat

¿Qué son las funciones ejecutivas?

Actualizado: sep 14

En mis años de experiencia como profesora de neuropsicología y como neuropsicóloga clínica, he podido observar como este es uno de los conceptos de la cognición humana que más se resisten a nuestro entendimiento. En estas líneas voy a tratar de explicar desde mi visión qué son las funciones ejecutivas.

Las funciones ejecutivas se entienden como un conjunto amplio de procesos y subprocesos que trabajan para coordinar y organizar otras capacidades. Nos permiten poner en marcha planes. Así como la memoria se entiende como el pensamiento “hacia atrás en el tiempo, en el pasado” podemos entender la función ejecutiva como el pensamiento “hacia delante, en el futuro”. Quizá por esto son tan importantes y aunque es difícil vivir sin memoria, la vida sería más caótica si no tuviéramos funciones ejecutivas, es decir si no pudiéramos organizar y gestionar lo que vamos a hacer. Para esto, para poder fijarnos y perseguir un objetivo, son necesarios otros subprocesos o pasos: la anticipación, la elección de objetivos, la planificación, la selección de la conducta o el autocontrol.

Funciones ejecutivas

Las funciones ejecutivas por tanto pueden ser a corto, medio o largo plazo. Para conseguir un objetivo no solo debes anticiparte, planificarte y seleccionar las conductas adecuadamente, a menudo nuestro objetivo pasa por la relación con otras personas, por esto también hay funciones ejecutivas de naturaleza social que nos permiten resolver de conflictos, detectar falsas creencias, entender bromas o juicios morales, nos permiten saber qué situación es fruto de un malentendido, captar o utilizar la ironía, la mentira piadosa, reconocer meteduras de pata, mentir intencionalmente, sentir culpa o vergüenza.

Para alcanzar con éxito nuestros objetivos personales o profesionales necesitamos poner en equilibrio las funciones ejecutivas sociales y cognitivas. Por ejemplo, cuando una persona llega a la consulta debo ser capaz de anticiparme, es decir preparar la sesión, los materiales, debo proponer un objetivo para esa sesión e ir monitorizando todo el tiempo si estamos consiguiéndolo o nos desviamos del camino propuesto, además, en coherencia con el tiempo del que disponemos. A veces surge algo imprevisto que nos hace cambiar el objetivo o el procedimiento y tenemos que adaptarnos de forma rápida y flexible, además del objetivo de la sesión hay un problema más a largo plazo al que se le está dando una solución a través del tratamiento. Todo esto encontrando el tono afectivo adecuado, mostrando empatía hacia las necesidades del paciente y su familia y haciendo un uso apropiado del lenguaje donde yo sé qué sabe mi interlocutor y me ajusto a ello para llevarle a donde hemos propuesto.

Todos hacemos este proceso tan complejo muchas veces al día, en diferentes situaciones, sin esto nuestra vida sería desordenada, caótica, no conseguiríamos logros, no podríamos mantener un puesto de trabajo o relaciones personales.

Función ejecutiva no es sinónimo de control cognitivo, aunque son dos conceptos estrechamente unidos. El control cognitivo está relacionado con la atención, la memoria de trabajo y la inhibición. Estos procesos son necesarios para la conducta adaptativa humana, que nos exige una eficiente y rápida sucesión de respuestas voluntarias e involuntarias en un entorno en constante cambio. Necesitamos de estos procesos para guiar la función ejecutiva y que esta pueda completar tareas; el ambiente en parte guía nuestras acciones, pero también tenemos que ajustarnos una y otra vez a un plan de acción interno. Del mismo modo es necesario un sistema atencional consolidado para tener control cognitivo y posteriormente función ejecutiva. Se trata de una serie de procesos que se van construyendo unos sobre otros, sin atención no se conseguirá el desarrollo del control cognitivo, sin el control cognitivo no habrá una adecuada función ejecutiva.

Rehabilitacion de funciones ejecutivas

Sabemos que estas tareas son propias de la edad adulta y es que efectivamente hasta pasados los 18 años las áreas cerebrales responsables no estarán completamente maduras. Pero precisamente de estas funciones dependerá que seamos personas resolutivas, eficientes, organizadas, responsables. Sin estas capacidades nos costaría mucho desarrollarnos de forma satisfactoria, por ello, es especialmente importante que los niños y niñas maduren adecuadamente en estas funciones o que las personas que sufren un daño cerebral traten de rehabilitarlas cuanto antes.

funciones ejecutivas

Evaluación neuropsicológica · Rehabilitación cognitiva · Neuropsicólogo · Material neuropsicología · Daño cerebral adquirido · Ictus · TCE · Enfermedad de Alzheimer · Enfermedad de Parkinson · Deterioro cognitivo · Demencia · Trastorno del neurodesarrollo · Tdah · Trastorno de aprendizaje · TANV · TEL