• Dra. Gema Díaz Blancat

Consejos para utilizar tu memoria en el estudio de forma eficaz

Consigue una mejor consolidación de la información y reduce el tiempo que necesitas invertir al estudiar siguiendo estas recomendaciones:


  • Duerme al menos 8 horas al día, además, intenta concentrar el máximo tiempo de estudio durante el día o el principio de la tarde dejando las 3 horas antes de dormir sin estudiar. (Más info sobre sueño y memoria en: https://bit.ly/3FSZ3CS)

  • Encuentra el nivel óptimo de estrés cuando estudies, la falta de preocupación o interés puede dar lugar a baja motivación y en consecuencia a poco esfuerzo, el estrés excesivo puede dificultar la consolidación de la información en tu memoria. Para subir el nivel de estrés piensa en la relevancia que tienen estos exámenes para tí y las consecuencias de no superarlos, para reducirlo puedes utilizar técnicas de relajación o meditación. (Más información sobre el estrés y la memoria en: https://bit.ly/2Z2LoZ9. Para aprender a relajar tu ansiedad puedes utilizar las guías de headspace en app o disponibles en Netflix: Relaja tu mente o Guía para la meditación).

  • Fragmenta las sesiones de estudio en más sesiones pero más cortas. Es decir estudia de forma distribuida, lo contrario a estudiar masivamente (los días antes del examen). Se ha comprobado que estudiando de forma espaciada se necesita menos tiempo para obtener el mismo recuerdo (esto lo demostró un experimento de Baddeley y Longmann en 1978). Además, el estudio espaciado produce menos olvido a largo plazo (estudio de Pashler et al, 2007). Se ha comprobado que las personas, dependiendo de otros factores como el contexto y el mecanismo de recuperación, recuerdan mejor o peor la información en situaciones espaciadas o masivas. Si se hace el estudio de forma masiva en un mismo contexto (siempre en el mismo lugar), la memoria sufre una desventaja en relación con el estudio masivo en distinto contexto (diferentes lugares: habitación, biblioteca, salón...). Sin embargo, si estudias en un amplio intervalo de tiempo (de forma espaciada o distribuida) ocurre lo contrario, se recuerda mejor lo que estudiaste en un mismo contexto (por ejemplo, siempre en el escritorio de tu habitación).

  • Bien, ya sabes que es mejor espaciar el estudio y estudiar poco a poco que estudiarlo todo los días previos al examen, pero… ¿Cuál es el intervalo óptimo? Entre el 10 y el 20% de la demora que precede la prueba (Pashler et al, 2007). Por ejemplo, si tienes el examen en 60 días lo ideal es que estudies cada 6-12 días esa asignatura.

  • Además de beneficiarte del efecto del espaciamiento puedes multiplicar sus beneficios si lo combinas con el efecto de generación: Recordar algo por nosotros mismos tiene un efecto mayor sobre el aprendizaje que el que otros nos proporcionen esa misma información o no hagamos las operaciones de recuperación. Cuanto antes se ponga a prueba una información mayor es la probabilidad de recordarlo y de que se fortalezca su aprendizaje. Es decir, cuando estudies trata de recordar y generar el material, no solo lo leas. Estudiar por repetición sin ponerte a prueba no produce mucho aprendizaje (Pashler et al, 2007).

  • También te ayudará: Hacer ejercicios de organización de la información, establecer relaciones entre el conocimiento que ya tienes y el nuevo, estudiar con atención y esfuerzo cognitivo. Tyler, Hertel, McCallum y Ellis (1979).

Recuerda y aplica este pareado del psicólogo Ulrich Neisser:


Puedes sacar mucho partido de la repetición sólo con que goce de una buena distribución. Serías un insensato si practicaras todo en un mismo rato, tu recuerdo, sin duda, lo notarías empeorado.


BIBLIOGRAFIA


Baddeley, A. D., & Longman, D. J. A. (1978). Theinfluence of length and frequency of training session on the rate of learning to type. Ergonomics, 21(8), 627-635.


Pashler, H., Rohrer, D., Cepeda, N. J., & Carpenter, S. K. (2007). Enhancing learning and retarding forgetting: Choices and consequences. Psychonomic bulletin & review, 14(2), 187-193.


Tyler, S. W., Hertel, P. T., McCallum, M. C., & Ellis, H. C. (1979). Cognitive effort and memory. Journal of Experimental Psychology: Human Learning and Memory, 5(6), 607.


Verkoeijen, P. P., Rikers, R. M., & Schmidt, H. G. (2004). Detrimental influence of contextual change on spacing effects in free recall. Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, and Cognition, 30(4), 796.


Recomendaciones de Gema Díaz Blancat, neuropsicóloga clínica y profesora de psicología de la memoria en la Universidad Cardenal Cisneros.




56 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo